preload preload preload preload

Pastillas anti-gluten

Las pastillas antigluten contienen enzimas que son capaces de degradar el gluten, pudiéndose obtener de bacterias, hongos incluso de cereales como la cebada. Son precisamente los fragmentos de gluten sin digerir (péptidos de gluten que genéricamente se denominan gliadinas) los que, en el caso de los celíacos, hacen reaccionar al sistema inmunológico de manera inadecuada.

pastillas antigluten

Esta  estrategia parece buena,  pero es menos sencilla de lo que parece. Una década de investigaciones al respecto ha mostrado las limitaciones y obstáculos a salvar. Una vez comprobado en el laboratorio que estas enzimas son capaces de degradar completamente el gluten, es necesario garantizar que no son destruidas durante la digestión y que son activas a un pH tan ácido como el del estómago, pues es ahí donde deben desempeñar su función.

Todavía quedaría una gran duda aún cumpliéndose lo anterior: ¿serán estas enzimas capaces de degradar por completo el gluten digerido antes de que el contenido estomacal sea vaciado del duodeno?. Si no es así, la terapia no habrá servido para nada, ya que la reacción inmunológica tiene lugar en este primer tramo del intestino delgado. Y no es nada sencillo predecir si funcionarán o no, pues depende de múltiples factores, como la cantidad y el tipo de alimentos consumidos o el volumen de líquidos ingeridos. Todo ello condiciona la acidez, que la enzima este más o menos diluida, y que la digestión sea más o menos lenta.

Por esta razón los laboratorios comercializan estas pastillas como complementos alimenticios, no como medicamentos. Se trata de complementar la dieta sin gluten, no reemplazarla, es decir su objeto es contrarrestar los posibles efectos negativos de un descuido de la dieta, pero no se debería usar para conscientemente saltarse la dieta sin gluten.

El problema de no definirse como medicamento es que no se ha evaluado su eficacia mediante ensayos clínicos oportunos.

En el caso de que las pastillas fueran suficientemente eficaces en un futuro, servirían como un extra de protección sobre la dieta sin gluten cuando un celiaco come fuera, en un lugar en el que no controla directamente la ausencia de gluten. Esto significa que debo tomar las mismas precauciones de siempre cuando voy a un restaurante, pero me tomo la pastilla por si acaso ocurre un descuido en la cocina y mi comida está contaminada con gluten. Esto aplica a los celíacos y a las personas sensibles al gluten no celíacas (SGNC), es importante evitar que sean vistas como pastillas milagrosas para saltarse la dieta de manera sistemática.

Fuente: Elaborado a partir de un artículo de la revista “Sin Gluten” de marzo 2017. “Cuidado con las pastillas milagrosas” del Dr. Juan Ignacio Serrano Vela.

  • Deja un comentario

    * Requerido
    ** Su email no se publica


WordPress SEO fine-tune by Meta SEO Pack from Poradnik Webmastera