preload preload preload preload

Francia sin gluten, si pero…

Tengo que empezar el post diciendo que soy un enamorado de Francia. Es verdad que Francia nos lleva ventaja en muchas cosas, como el cuidado urbanístico en sus pueblos y ciudades, donde no te encuentras el adefesio de ladrillo visto que estropea la plaza del pueblo medieval, ni ves casas con azulejos de baño en una pared exterior, y en general da gusto ver la armonía urbanística en cualquier pueblo por el que pasas. Aunque este post no es para hablar de esto. También tienen una protección medio ambiental que hace que el eucalipto esté prohibido como explotación forestal, en contraste con el desastre que supone la desaparición del bosque atlántico en el norte de España, pero este post tampoco hablará de silvicultura, ni hablará de algunos servicios sociales que están muy desarrollados en el vecino del norte.

france_villageHay un área en el que he podido constatar que España está bastante más avanzada, y es en relación a la comida sin gluten fuera del hogar, en concreto respecto al conocimiento y las opciones en la hostelería, y el surtido en las tiendas y supermercados.

Este verano estuve en Francia después de 5 años de ausencia y me sorprendió ver lo poco que ha evolucionado este asunto. En muchas tiendas y supermercados pequeños no hay ningún producto sin gluten, en los medianos quizás un pan y madalenas mezclado con el surtido de productos dietéticos, y todo con un diferencial de precios muy alto. En general llama la atención la falta de información en las etiquetas y el desconocimiento en los restaurantes a los que fuimos.

Tengo que decir que estuvimos en zonas rurales del centro y oeste de Francia, e imagino que en París u otras grandes urbes la cuestión mejorará, pero en general la actitud es de: “elige algo de la carta y no me des problemas”. Cuando pides si pueden hacer las patatas fritas en una sartén aparte con aceite limpio te dicen directamente que no sin ningún pudor, una atención que es tan habitual en España, donde suele haber más flexibilidad y comprensión para este tipo de cosas.

En una panadería me intentaban convencer de que la hogaza de pan de maíz que tenían era sin gluten y podría llevármela, sin saber que la contaminación cruzada es muy alta en un obrador y no puedes hornear conjuntamente hogazas sin gluten con otras de trigo por la cantidad de partículas de harina de trigo que puede estar flotando en el ambiente y el posible contacto entre harinas durante todo el proceso.

Bueno pues simplemente armarse de paciencia e intentar explicar lo que tienes a un camarero poco receptivo en general. Si no dominas el idioma mejor llevar una ficha impresa con una pequeña explicación, que puedes conseguir en muchas asociaciones de celíacos. Puedes también encontrar fichas de diversos idiomas en nuestra web http://www.guiaceliacos.com/paginas.php

En cualquier caso, esto no te tiene que frenar para disfrutar de este estupendo país, que tiene tanto que ofrecer al visitante a nivel cultural, paisajístico y gastronómico.

Aprovecho para agradecer a las diversas asociaciones de celíacos en España, que han hecho una labor tan buena los últimos 15 años de concienciación, educación y presión social a las empresas minoristas y a los políticos para conseguir avances a nivel legal y comercial. Pues eso, que no todo se hace tan mal en España como solemos pensar con nuestro complejo de inferioridad tan arraigado, aunque lo del urbanismo y la silvicultura es para mirárselo.

  • Deja un comentario

    * Requerido
    ** Su email no se publica


WordPress SEO fine-tune by Meta SEO Pack from Poradnik Webmastera